headerphoto

Taller de Andrés Bicocca - en Asociación Bonsái del Centro Argentino - San Francisco - Cba

Bueno muchachos ya esta todo listo, confirmado y reservado.
Tudo bom, tudo legal, tudo para e frente!!!!


Les paso como sería la jugada...

¿Será que el fútbol nos esta golpeando mal?
Para Gabriel, River en uno de los peores momentos de su historia, el glorioso Matador de Barrio Jardín de Pablo, ni que nombrarlo...Argentino A! ¿Será que mixturar pasiones hace menos dolorosa la realidad? veamos...


"El" Gaby sale jugando desde el fondo con pelota dominada, lo habilita al delantero de área, Jeremías Ferrari con la 9 en la espalda, que tiene que llegar a Córdoba antes de las 7. Se encuentran y arman una pared dejando atrás a los adversarios, lo ven solito allá por la punta (Bº Ituzaingo) a Matías Zamparo listo para encarar por su carril como win derecho...el partido transcurre sumido en la monotonía de un día gris y termina el 1º tiempo con el 0-0 en el Autotrol de la cabecera norte del Chateau....

video

Tiembla el "Bocha Uriel"...

La hinchada impaciente se pregunta ¿Por que no está en la formación titular el creativo Pablito Valdarenas? Lo que no saben es que está listo para saltar a la cancha en los momentos finales desde un rumbo casi desconocido para definir el partido...

uffffffffffffffffffffffffffffff! suficiente no?....

---------- ---------- ----------

Una vez más emprendimos el camino en búsqueda de nuevos conocimientos y aventuras, en esta ocasión nos acompañaron dos amigos de fierro o "hermanos de savia" como suelen decir, Matías Zamparo y Jeremías Ferrari.


El destino...San francisco. El Maestro: Andrés Bicocca. La organización estuvo a cargo de la Asociación Bonsái del Centro Argentino. El lugar era ideal, un hermoso quincho en un buen predio con gran parque, pileta, cancha de tenis...(que tentó a más de uno a hacerse el Del Potro).

Antes que nada hay que destacar la buena voluntad y el esfuerzo que tuvo que realizar Andrés para poder llegar a San Francisco y darnos el taller después de algunos contra tiempos.

Eternamente millones de gracias!!!

La consigna era el trabajo y cultivo sobre Olivos, el taller inició con todas las cuestiones referidas a la recuperación, cuidados posteriores, régimen de abonado, métodos para obtener hojas diminutas y envejecimiento de cortezas, entre otras.


en orden de izquierda a derecha...
: Andrés Bicocca, "El Garrote" y Plácido Lutri (presidente de la Asoc.)


El taller fluía tranquilamente...

Llegó el momento de mirar y detenerse en el ejemplar de Olea traído por Andrés para ser trabajado, un yamadori de alrededor de un metro de altura, extraído de una zona boscosa y umbría, lo cual hacía que su corteza no fuera de gran interés, un buen nebari como casi todos los Olivos y una brotación que reflejaba buena salud.

Fortalezas y debilidades, todos participamos en la Idea de diseño;
aunque el "yo hago lo que me parece" fue rotundo y aclarador...
un grande Andrés!
Nos escuchó pacientemente, respondió dudas, aclaró inquietudes y al final dejó que sus manos y su artista fluyeran para plasmara otra nueva y futura obra de arte.

De repente un chillido estridente...el tallado de madera muerta comenzaba!!!

Andrés Bicocca comenzando el Tallado

Parado sobre una tarima, casi en transe diabólico modelaba y transformaba este garrote incomprable en un ejemplar con gran futuro. El tiempo, los conocimientos adquiridos y aplicados de Andrés mostrarán lo que decimos!


Tallado II


Tallado III

La intención sobre este gran palo cilíndrico y sin interés es a través del tallado de madera muerta lograr dinamismo, movimiento y fluidez. - dotarle de un punto focal de interés -



Tallado IV
Algunos Jin, auque los tocones pueden esconderse con follaje (Ej. tercer foto - Tallado IV) siempre es mejor tallarlos y darles forma, nos aconsejaba.



Tallado V
Tras algunas horas de arduo trabajo, todo iba tomando color.



Aquí pudimos aprender la manera de trabajar, cómo se inspira, herramientas que utiliza... y hasta nos permitió usarlas sobre el ejemplar de la demostración.



Algunas Fresas y accesorios utilizados...



Así quedo "El Garrote", un gran trabajo por un gran artista y mejor persona.
(Le tiramos una idea) Este boceto aproxima una idea a futuro, el uro le da más dramatismo, suma fluidez y elegancia en el primer tercio. Estaremos todos pendientes a ver como marcha este proyecto...



La hora del almuerzo llegó! El asadito quedo para otro día y si bien el almuerzo era libre y cada uno podía hacer lo que gustase, (como la mayoría de las veces ocurre) nadie se quiso perder la oportunidad de charlar un poco más con sus pares... Todos al parque, buen provecho y salud!



El grupo que tuvo el agrado de compartir un día a puro bonsái... Muy buena propuesta!!!

Como siempre decimos, nos encanta que existan estas iniciativas, felicitamos y apoyamos cada una de las acciones que apuntan a fortalecer vínculos y a lograr que el bonsái en Argentina crezca día a día.







Aniversario Asociación Platense de Bonsái Los Tilos

Lo primero que se nos viene a la cabeza al reflexionar es dar las GRACIAS. Extenderla a todos y cada uno de los que hicieron posible este esfuerzo enorme de organización, convocando a Marco Invernizzi este fin de semana pasado en el festejo del aniversario Nº 15 de la asociación... FELIZ CUMPLEAÑOS ASOCIACION PLATENSE DE BONSAI LOS TILOS!

Como bonsaístas de este país es genial poder destacar el buen clima de la reunión, la cordialidad de todos, la buena onda y disposición de siempre! Nos apropiamos de la fiesta, la hicimos nuestra y la disfrutamos de punta a punta, creemos que fue factor común en todos los que asistimos. En lo particular estábamos a 800 Km. de nuestra ciudad y nos sentimos como en el living de casa. (Identidad la palabra clave) nos sentimos identificados y la reconocimos como propia. Eso es bárbaro!

No extenderse en la nota era la premisa.....no se puede!
Párrafo aparte para Marco, suena raro llamarlo así a este maestro del bonsái. Cuando ya te empiezan a decir por el nombre propio es por algo vio? la relación cambió!
Desprejuiciado, súper profesional, siempre dispuesto, pedagógico, didáctico, seductor escuchamos decir a una señora... aparte la trayectoria y experiencia de un hombre del bonsái de casi....34? si 34 años. El 7 de noviembre los cumple! raro reunir todas estas cualidades y muchas más a esa edad, no? Dónde está el techo de este artista? imaginen y reflexionen en silencio...

Clap Clap Clap Clap...

Fotos a montones, saludos por acá y allá, que se me acaba la memoria de la cámara!, el grafito del lápiz que esta redondo de ir y venir por la hoja, murmullos, comentarios, reencuentros, gente nueva, toooooodo esto con la lluvia y el paisaje de la reserva como marco... Hagamos un cuadrito?

Clap Clap Clap Clap... Nuevamente aplaudamos por la propuesta!
Tante grazie per tutto!

Demostraciones, Clases y talleres...

Al ingresar al evento, árboles en exposición nos recibían, veamos algunos...

Bosque de Olmo -Marita Gurruchaga-


Olea -Javier Maure-


Pino de Alepo -MarceloPerez-

Junípero -Alejandro Sartori-


Pino de alepo (Pinus halepensis) -Sergio Luciani-


Ligustrina (Ligustrum sinensis) -Alejandro Fernández-


Ficus Filipensis -Marcelo Perez-


Ginkgo Biloba -Norma Bergamin-


Cyca (Cyca Revoluta) -Lucía Pozos-


Olmo Chino -Marcelo Perez-


Ombú (Phitolacca dioica) -Wu Hsiao Feng-

Arbol de la moneda (Portulacaria Afra) -Norma Bergamin-


Buxus (Buxus sempervirens) -Damián Carlini-


Bignonia (Bignonia capensis) -Alejadro Sartori-


Arbol de la moneda (Portulacaria Afra)


Ombú (Phitolacca dioica) -Norma Bergamin-


Muraya -Zully Bruno-

Una vez más, emprendimos la aventura de un viaje en búsqueda de aprendizaje y experiencias. Regresamos a casa con las mochilas cansadas, magullados por el rebelde asiento del micro que nunca quedo reclinado y los sustos de los rayos de la tormenta que iluminaban el camino, llegamos felices a nuestra Córdoba. Agradecidos de nuestros amigos y familia. Lu, Colo, Darío, Vale, Josema, Tersio, Fani y al indigente fantasma...



Taller de Shohin

Como les anunciáramos hace algunas semanas, el pasado sábado 26 de septiembre se llevó a cabo en Córdoba, un taller sobre shohin, organizado por Grupo Bonsái Shin, el disertante y organizador fue Paco, quien nos transmitió lo aprendido en el Encuentro Argentino-Brasilero de Bonsái.

Los temas desarrollados fueron: técnicas de cultivo, diseño, obtención de material apto para este tamaño de Bonsái, forma de presentarlos en una exposición, etc.

Nosotros estuvimos presentes participando del taller y a través de Córdoba Bonsái en esta nota les acercamos una pequeña muestra de los trabajos realizados.
El material sobre el cual se trabajó, fue Juniperus Procumbens nana, la cantidad de participantes fuimos 5 personas, lo cual resulto ser positivo ya que se pudo trabajar de manera tranquila, cómoda y con tiempo suficiente para evaluar detenidamente la formación de cada planta.


El antes de uno de los ejemplares (*)


(*) Todos de similares características, comprados en vivero y obtenidos a partir de esquejes.

Ahora una muestra de los resultados

Trabajos desarrollados por:

Hugo Pesce

Walter Guzman

Pablo Valdarenas

Jeremias Ferrari

Gabriel Medina

La consigna general fue lograr formar un futuro bonsái con los materiales que ya tenía cada planta, potenciando las aspectos positivos y disimulando los negativos. Todos los participantes estuvimos conformes con el desarrollo del taller y con los resultados alcanzados en esta primera formación, resta para el futuro seguir definiendo los perfiles y niveles de follaje, posicionamiento de algunas ramas de mayor calibre, trabajo en maderas muertas y trasplantes, entre otras cosas.


Desde Córdoba Bonsái alentamos y felicitamos a quienes se comprometen con este Arte y deciden afrontar los riesgos, esfuerzos, planificación y dedicación necesaria para organizar este tipo de actividades. Además invitamos al resto de bonsaistas de la ciudad a que participe y realicen jornadas de este estilo.

A su vez les recordamos que este espacio esta a disposición de todos, si quieren hacer algún anuncio o cobertura, solo tienen que contactarnos a través de las casillas de correo.

Hasta la próxima...los saludán

Pablo Valdarenas pblvaldarenas@gmail.com
Gabriel Medina gbrmedina@gmail.com

YAMADORI - WALTER PALL - 2º Parte

Esta es la segunda parte de una serie de 3 artículos escritos por Walter Pall sobre el tema Yamadori.

Estos artículos están en http://www.bonsai4me.com/
Fue publicado en Bonsai Today Nº 74, 75 y 76


Evaluar el Árbol

Un ejemplar con potencial de bonsái tiene poco valor si usted no puede estar seguro que va a sobrevivir antes de que usted lo desentierre. Es necesario examinar las raíces. También, hay que conocer bien qué tipo de árbol es y cuál será su probable reacción. Las raíces deben ser lo mas compactas posibles de modo que el cepellón pueda ser desenterrado. Tristemente, muchas veces este no es el caso.

Además, antes del quitar el árbol de la tierra, se debería comprobar y ver que éste realmente tenga posibilidades para hacer un bonsái atractivo cuando este formado. Los elementos claves son raíces gruesas superficiales, el nebari y el área inferior del tronco. Si estas partes no son atractivas ahora, probablemente estas nunca lo serán. Por lo general, se puede arreglar todo lo demás de algún modo.

¿Tiene el tronco el grosor necesario para la altura final pensada para el árbol, de acuerdo a la posición de las ramas?

Si el tronco es demasiado delgado, es mejor dejarlo donde esta. Quizás la corona puede ser podada de modo que pueda recuperarse con los años.

¿Tiene el tronco el movimiento deseado y un aspecto de mayor edad? ¿Tiene el árbol ramas inferiores vivas de las cuales usted puede formar un nuevo ápice si fuera necesario?

Con 500 años de edad este Junipero fue recogido de las Montañas Rocosas.
Recogido por el autor; el mismo árbol fotografiado con Walter, 8 años después de su recolección.

Hay muchos árboles muertos al lado de los vivos en las áreas donde las condiciones de crecimiento "son extremas". Si usted no sale a buscar el material en primavera u otoño, sobre todo con árboles caducos, puede resultar que sea imposible saber a primera vista si tiene un árbol muerto o un espécimen vivo. La respuesta a esto debería ser clara si miráramos los brotes, pero, en caso de duda, rasguñando un poco la corteza con una uña verificamos que el árbol esta verde, esto debería ser una respuesta.

Los árboles arraigados en grietas en rocas o piedras planas generalmente crean un cepellón muy compacto y, en muchos casos, debido a la carencia de sustancias nutritivas y agua, se han convertido en formas interesantes. Muy a menudo, estos árboles pueden ser recogidos inmediatamente con cepellones compactos. Si usted tiene la suerte y el árbol deja ser extraído fácilmente, usted puede arriesgarse y recogerlo fuera de la estación habitual.

Otros sitios en que se producen cepellones compactos son las áreas húmedas. Estas áreas no son necesariamente mojadas durante el año entero y sobre la superficie entera. Son creadas en suelos de pantanos, pequeñas islas con capas muy finas y puede ser bastante seco en el verano. En estas áreas de Europa central, como en Escandinavia y Siberia se encuentra, el pino escocés (P. sylvestris), el pino de montaña suizo (P. mugo Montana) y el Abedul (Betula pubescens).

Estos árboles sólo pueden crecer durante un período corto, durante aquellas semanas en las cuales el subsuelo esta impregnado por el aire bastante seco. Por esta razón, ellos a menudo crecen con muy poco desarrollo en la altura y generalmente tienen una corteza con mucho carácter. Estos árboles tienen cepellones compactos y pueden ser quitados del suelo con una pala de punta sin perder muchas raíces y con la alta probabilidad de supervivencia.

Todo lo contrario ocurre con los árboles que crecen en la arena o la grava. Ellos atraen la atención debido a su belleza, pero, en general, son muy difíciles de encontrar. A menudo las raíces del pequeño árbol penetran muchos metros debajo del suelo en busca de la alimentación y no es posible quitarlos sin arruinar la parte mayor de las raíces finas. En estos casos, no piense llevarse el árbol, ni como una prueba. Es mucho más sensato optar por mejorar el cepellón y comprimir la ramificación allí mismo, in situ.

El cepellón puede ser mejorado cavando una zanja profunda alrededor del árbol. Para hacer esto, use una pala de punta ya que las raíces áreas con cortes limpios estimulan el nuevo crecimiento de raíces finas. Si el suelo es muy pedregoso, la zanja también puede ser cavada con una piqueta pesada. Es importante mantener el cepellón intacto y de un tamaño suficiente para que el árbol pueda continuar viviendo sin problemas. La poda de las raíces permite la creación de muchas raíces nuevas y, en particular, el crecimiento de nuevas puntas de raíz de las partes viejas. Este proceso es similar a la poda de las ramas que estimula el desarrollo de brotes de la madera añeja.

Ya que a el cepellón se lo ha reducido bastante, es aconsejable podar la corona proporcionalmente. Para hacer esto correctamente, es necesario saber bien a fondo las reacciones de la especie. Árboles caducos tienen una reacción totalmente diferente a la de las coníferas.

Un árbol caduco por lo general va a brotar de la madera vieja si las ramas son podadas mucho. Lo mismo se puede decir de las raíces.

Esto es mucho más difícil con las coníferas. Ellas no pueden brotar tan fácilmente de la madera vieja, sobre todo si las agujas no se dejan de modo que el árbol pueda seguir alimentándose. Esto quiere decir que si una poda intensa (que para un árbol caduco sería conveniente y aún lo mantendría sano) fue realizada sobre una conífera, esta moriría.

La planta de la foto se trata de un pino mugo con mucho potencial. Por desgracia, crece en bosques circundantes, en una zona muy rocosa y arenosa. Será muy difícil conseguir suficientes raíces al tratar de levantarlo de inmediato. La adecuada preparación de más de un par de años es la clave aquí.

Por esa razón, no es conveniente podar una conífera demasiado si sus raíces se han trabajado mucho. Una vez que la fuerza del árbol es restaurada, se puede podar poco a poco según lo previsto para su desarrollo como un bonsái. Tratar de "equilibrar" la corona y las raíces del árbol, como se recomienda a menudo, no tiene sentido. El árbol en sí sabe mucho mejor qué hacer. Incluso los coleccionistas japoneses han tenido la misma experiencia. Después de cavar un enebro, salen de las ramas agujas intactas. Un año más tarde, se pueden podar ramas largas

Lógicamente, una vez que la zanja se excava, tiene que ser llenada de nuevo. Para ello, utilizar un buen suelo estimula el crecimiento de las raíces. El método descrito aquí es básicamente una estratificación de las raíces más fuertes. En capas, es muy importante que las nuevas raíces puedan estar rodeados de suelo que retenga agua, pero que también pueda drenar bien para que el oxígeno necesario puede llegar a las raíces. Suelo con estas características es muy difícil de encontrar en la mayoría de los lugares donde se ha encontrado material interesante, precisamente porque los árboles son interesantes ya que se encuentran en suelos pobres. Cualquier persona que quiere hacerlo bien tendrá que llevar con igo el suelo con las mismas características del el suelo adecuado para bonsái, de acuerdo a la especie en cuestión.

Dan Robinson ha tenido éxitos espectaculares en la recoleccion de enebros y pinos que fueron considerados irrecuperables en el semi-desierto de las Montañas Rocosas. Sus raíces estaban creciendo en tierra muy seca y eran demasiado largas. Entonces Dan corta todas las raíces grandes en un lado de la planta y le ata una bolsa de plástico perforada, completa de mezcla de tierra similar a la utilizada habitualmente, para cubrir en capas alrededor de las áreas de corte. Se mantiene la bolsa de plástico, húmedo y, después de un tiempo, aplicó el mismo procedimiento para el otro lado del árbol. Después de este proceso, se podría llevar a casa el árbol, sin preocuparse, y con un gran número de nuevas raíces finas.

En los árboles se encuentran a menudo, por la caída de sus propias hojas o agujas que con el tiempo crean su propio abono directamente debajo de la corona. Es una buena idea recolectar este suelo blando con mucho cuidado y rellenar la zanja con él. Con esto también obtendrá el efecto secundario de descubrir el principio del nebari.

Por otra parte, esto es importante para el reconocimiento de las posibilidades en el futuro de la formación, ya que en general la estructura de la corteza del tronco y el de la parte del tronco que se encuentra bajo la tierra por mucho tiempo son muy diferentes, esto permitirá, además descubrir el tronco al principio del proceso.

Para poder obtener una base del tronco natural, la estructura de la corteza desenterrada debe ser idéntica a la aérea. La corteza se vuelve muy áspera debido a las influencias atmosféricas y las influencias atmosféricas no han afectado a la parte que está bajo tierra. Sin embargo, hay que procurar no dejar las raíces finas del nebari descubiertas si la capa superior de tierra fue removida, porque probablemente se van a morir.

Después de que la zanja se llena, el árbol debe ser podado. Pero las ramas no deben ser podadas de forma indiscriminada. En ese momento, usted debe tener una idea bastante clara o la futura configuración y debe eliminar sólo las ramas que está seguro de que no se van a utilizar para el concepto de diseño que tiene. En el caso de las coníferas, es aconsejable no podar demasiado cerca del tronco y dejar un pedazo suficientemente largo de la rama podada para que, de ser necesario, en el futuro pueda ser formada como un jin. Siempre habrá tiempo para cortarla por completo más adelante. Para enebros, podar con cuidado, ya que no debe perder más del 25% de la corona a la vez.

Lógicamente, estos preparados sólo se pueden hacer en ciertas épocas del año. Para los árboles de hoja caduca y coníferas, la mejor en general es al comienzo de la primavera. Justo cuando los brotes están comenzando a abrir, es decir, durante un tiempo limitado a unos pocos días, es la época más segura. El momento exacto varía en función del tipo y también, en gran medida, en el clima y el microclima. Todo lo que queda para los entusiastas del bonsái es familiarizarse con el árbol y "pensar como él".

En Europa central, el mejor momento para recoger los árboles es entre finales de marzo y finales de abril (fines del invierno y principios de la primavera), en los Alpes y el norte de Europa, el mejor momento puede extenderse hasta mayo o junio. Para las coníferas un buen momento para la preparación es el final del período de crecimiento (después de la formación de las yemas para el año siguiente).

Pero como ya he dicho, el tiempo exacto depende del tipo de árbol y el clima.
En el caso particular del Junipero (communis J. y el abeto de Noruega (Picea P.) es mejor recoger al final del verano, ya que experimentan un fuerte crecimiento de las raíces en otoño.
De esta forma pueden sobrevivir a la temporada fría del año mucho mejor y en la primavera tendrán varias semanas de tiempo para seguir creciendo antes de que comience la temporada caliente. Esto es justo el momento en que se puede quitar la tierra en las montañas. En este caso, puede ser conveniente recoger en la primavera o a principios del verano, ya que en esa estación, se puede ver si están en buen estado de salud. Los árboles sanos pueden ser marcados para ser recogidos en otoño.

A veces, al volver muchos años después, es imposible encontrar un árbol en el terreno escarpado. Con el fin de encontrarlo, es conveniente recordar alguna piedra llamativa o un árbol grande. La memoria visual es una gran ventaja. Un mapa elaborado es un lujo. Incluso los receptores GPS pueden ser utilizados.

Una vez que el árbol ha sido preparado, debe ser dejado en paz durante el mayor tiempo posible entre la preparación y la recolección, por lo menos un período de crecimiento activo y, mejor aún, de dos a cuatro de ellos. Pero los entusiastas del bonsái deben estar preparados para encontrar un hueco el día en que va a recoger el árbol que se preparaba. Y esto también forma parte de la ética de la recolección, el trabajo de los demás debe ser respetado y un árbol que, evidentemente, ha sido preparado no debe ser removido de la tierra, aunque esté muy bueno. Normalmente los bonsaistas son honestos.

Algunas veces usted puede encontrar un árbol fantástico, pero que es imposible de recolectar. En casos como estos, la posibilidad de acodadura debe ser considerada. Esto funciona, por ejemplo con enebros, incluidos los muy viejos.

Durante la búsqueda y recolección una cámara siempre vale la pena. Una fotografía del lugar siempre será invaluable si el árbol se ha convertido en un árbol solitario diez años después. Además, una fotografía del árbol puede tener que aumentar su colección, si no es posible recogerla.

La excavación hasta el árbol

Ya sea porque el árbol se preparó mucho tiempo antes, o porque el árbol tiene un buen cepellón natural, llegará el momento en que tendrán que ser quitados de la tierra si desea convertirlo en un bonsá. Para ello es esencial que ese tiempo sea el momento adecuado.

Una vez que ha llegado el momento, el entusiasta de bonsai ha preparado uno o más contenedores de gran tamaño. Tendrá que colocar una rejilla sobre los agujeros, mezclado una gran cantidad de suelo con buen drenaje y, en definitiva, se a de prepar el área de trabajo también.

Si no se ha hecho ya, este es el momento para la poda de todo lo que está seguro de que no van a necesitar en la formación del bonsái nuevo. Si, no obstante, no se ha decidido definitivamente, es mejor detenerse un momento para pensar en lo que va a hacer.

La probabilidad de supervivencia de los árboles será mayor si poco antes de sacarlo de la tierra, ha caído una lluvia intensa. Así, el árbol ha absorbido una gran cantidad de agua y será capaz de resistir el estrés mejor. Por supuesto, esto no significa necesariamente que el día en que usted lleva a cabo la operación tiene que estar lloviendo a cantaros.

Durante las siguientes semanas, sería mejor si el clima donde usted va a buscar el árbol es apacible. Las altas temperaturas sin lluvia son como veneno para la mayoría de los árboles, aun para aquellos que no han sido recogidos recientemente. Si no hay suelo, las gramíneas, piedras u otros materiales en la parte superior del cepellón, debe quitarse con mucho cuidado.

Con una pala afilada, tratar de eliminar el mayor cepellón posible, aunque si el cepellón es muy pedregoso, puede ser mejor trabajar muy cuidadosamente con un pico fuerte. El cepellón debe tener un diámetro de al menos siete u ocho veces el espesor del tronco. Eso significa que si el tronco tiene un diámetro de 5 cm (2 "), usted tendrá que marcar un círculo con un diámetro de al menos 35 cm (14").

La profundidad depende del terreno y el tipo de árbol. Por razones de seguridad y en caso de duda, es mejor que cavar muy profundo, por lo menos tres veces el ancho del árbol. No sería la primera vez que, después de eliminar un árbol del suelo, se encuentra que las raíces principales estaban mucho más profundas de lo esperado. Lo que parecía ser las raíces de los árboles puede llegar a ser las raíces de pequeños arbustos cercanos.

También es aconsejable comprobar la posición de las raíces antes de quitar el árbol de la tierra. Para ello, despeje la base del tronco, sujete firmemente el árbol por el tronco y muevalo con cuidado. Con un poco de experiencia, es posible determinar en qué sentido las raíces principales están creciendo.
En las zonas húmedas, por lo general crecen hacia el lado que recibe el sol, y, en las zonas áridas, hacia el lado de la sombra. Muchas veces, será necesario quitar una masa de raíces laterales, si las raíces principales tienen una fuerte tendencia hacia un lado.

También puede suceder que las raíces que se encuentran son tan gruesas que no es posible cortarlas limpiamente con la pala. Para ello, tijeras de poda para ramas gruesas tienen que estar siempre a mano para hacer cortes limpios en las ramas o las raíces de hasta 6 cm (2½ ") de espesor.

La mayoría de los árboles tienen una raíz principal que penetra en el suelo verticalmente, casi exactamente debajo del tronco. Es esencial, aunque difícil, cortarla con mucho cuidado. Para ello, la pala se introduce desde una cierta distancia, en un nivel debajo del árbol. Si esto no funciona, también es posible trabajar por debajo del árbol con tijeras de podar o serruchos de mano. Para los árboles muy grandes, puede ser eventualmente necesario quitarlos con un bloque y abordarlo anclado a otro árbol. En cualquier caso, estas tareas deben realizarse con mucho cuidado para no dañar las raíces pequeñas. No es tan importante como usted piensa, que el cepellón permanezca intacto. De hecho, lo más probable es que, finalmente al quitar el árbol de la tierra, este se desarme. Es mucho más importante mantener la mayor cantidad posible de raíces finas. Tengo a menudo buenos resultados al sacudir el cepellón con mucho cuidado inmediatamente después de extraerlo de la tierra. Evidentemente, siempre se debe recordar que debemos mantener una gran cantidad de tierra fina, para que el árbol pueda mantener sus micorrizas.

Si es posible, no debemos tratar de remover el árbol del agujero tirando hacia arriba, sino que tirando de él hacia un lado, colocar un trapo debajo y luego hacer palanca sobre el paño hacia el otro lado. Entonces será posible llegar debajo el árbol en el lado opuesto. Anudo la tela y procedemos a quitar el árbol del hoyo. Evidentemente, si el cepellón es verdaderamente compacto, puede llevarlo directamente fuera del agujero y luego envolverlo.

Los de tamaño mediano o pequeños se pueden poner en bolsas de plástico. Para los árboles de gran tamaño, posiblemente, bolsas de basura de plástico negro serían mejor, ya que se puede cerrar muy bien y mantener la humedad durante mucho tiempo. Si usted quiere hacer las cosas correctamente, debe llevar musgo para atar alrededor de las raíces, aunque se puede sustituir por periódico húmedo.

A veces, se encuentra un buen árbol, pero no es posible transportarlo de inmediato. Envolviendo el cepellón con musgo húmedo y dejándolo a la sombra, usted puede dejarlo de esta manera durante varios días sin ningún problema. En cualquier caso, es importante que, durante el transporte, a menudo largo y difícil hasta el coche, no dañar las raíces finas y, sobre todo, que no se seque. Algunos cepellones se desarman y se dañan muchas raíces debido al movimiento durante el transporte. Por esta razón, es aconsejable eliminar la suciedad del cepellón con mucho cuidado antes de transportarla.
Sin embargo, en el caso de las sabinas y pinos, debe evitarse en la medida de lo posible, ya que estas especies dependen mucho de que las raíces mantengan el suelo original del lugar donde se encontraron con la micorriza apropiada. Si el camino por recorrer es muy largo, la persona debe llevar bastante agua.

En general, los árboles que se encuentran son mucho más grandes y voluminosos de lo que usted desea. En el transplante de los mismos, es conveniente podar en mayor o menor medida. Si usted hace esta tarea antes de su transporte, se hará más fácil la operación.

Una vez fuera de la tierra, será mucho más fácil comprobar si se ha podado todo lo que no va a necesitarse, ahora usted puede ver el árbol con mucho mayor detalle (incluyendo el comienzo del cepellón) y es mucho más fácil tener una idea de las posibilidades de configuración.
El experimentado bonsaista tiene la capacidad de determinar la configuración básica allí y podar lo que no va a ser parte de dicha configuración.
Pero, mucho cuidado con las coníferas. Los pinos, el abeto y, aunque en menor medida, el Alerce y Junipero sufren mucho si se podan demasiado. Su metabolismo será tan confuso que luego tendrá grandes dificultades en el desarrollo o incluso morirán, a pesar de contar con un cepellón fino. Usted puede atar una corona excesivamente voluminosa con la soga que le aconseje traer al comienzo de esta serie de artículos, aunque puede ser sustituida por la cinta adhesiva para embalar.

Los mejores resultados se obtienen con los árboles que no se tienen que mover demasiado, es decir, aquellos que tienen sus raíces en una grieta o con una piedra y sólo hay que quitársela. Tal vez será necesario cortar algunas raíces con las tijeras o incluso un serrucho. Estos cuasi-bonsai que han tenido que sobrevivir la mayor parte de su tiempo con muy poco espacio para sus raíces, pueden trasplantarse directamente en una maceta y, después de una temporada de crecimiento, ya es posible empezar a darles forma.

Si tiene la suerte de conocer un lugar donde se pueden recoger los árboles de las rocas, vayan equipados con las herramientas necesarias. Es muy útil disponer de un pico sólido. También es muy útil llevar una barreta y un martillo pesado. Tal vez usted tendrá que trabajar con un aparejo de poleas. Una sierra mecánica puede colocarse alrededor de una raíz para cortarla, incluso en posiciones difíciles, aquí vale oro su peso.

Este pino mugo se encuentra justo encima de una roca grande.

Esta es la mejor situación, un material excepcional
con esperanza de supervivencia muy alto.

Debería ser posible recoger con un cepellón firme.
Pero aquí se puede ver que grandes esfuerzos adicionales
son necesarios para algunos árboles.

Después de cortar las raíces del árbol
y la reducción de las hojas,
se utiliza un cricket para extraerlo de la roca.

Ufffffffffff! por fin termine la traducción...
Aún falta la tercera parte, también imperdible...

Espero que lo hayan disfrutado, tanto como yo...