headerphoto

Yamadori - Walter Pall -

Esto es la primera parte de una serie de 3 artículos escritos por Walter Pall sobre el tema Yamadori. Me tome el trabajo de traducirlos porque creo son muy interesantes y serán de gran aporte para todos nosotros.

Estos artículos están colgados en http://www.bonsai4me.com/
Fue publicado en Bonsai Today Nº 74, 75 y 76

La información contenida en estos artículos será de enorme ayuda no sólo en la recuperación y la aseguración de la supervivencia de nuestros árboles, sino también en la enseñanza del respeto necesario antes de que uno los extraiga del medio salvaje.

La Ética en los Árboles que se Reúnen del Medio Salvaje

Existen posiciones opuestas. Tanto los que defienden esta actividad como los que se oponen, ellos tienen sus motivos para adoptar una posición o la otra, veamos:

¿Por qué obtener el material para bonsái del Medio Salvaje si es algo que no es muy atractivo y además es una tarea muy laboriosa?

Los que están a favor de ello tienen varios motivos en la defensa de su posición:

· Muchas especies autóctonas, a menudo, las mejores para la educación de bonsái, son muy difíciles o imposibles de encontrar en un vivero.

· En los viveros, los árboles son cultivados para crecer lo más rápidamente posible y generar dinero. Esto quiere decir que, en muchos casos, ellos no tendrán la calidad deseada para bonsái.

· Los Árboles nacidos de semilla o esquejes necesitan décadas para alcanzar una calidad similar a la de los de árboles obtenidos de la naturaleza. Incluso entonces, hay una enorme diferencia en la calidad.

· El carácter de un árbol sólo se desarrolla con la edad. Un árbol recolectado expresa la lucha par la supervivencia en su aspecto y corteza. Esto es muy difícil de alcanzar con plantones de vivero.

· Los árboles recolectados tienen una historia única, escrita expresamente para cada uno de ellos, haciéndolos más interesantes y deseables.

· Se pueden recolectar árboles de la naturaleza por diversión y también ulgunos podrían llegar a considerarlo un deporte.


¿Por qué estos árboles no deberían ser recogidos?

Los que se oponen a esta actividad también se apoyan en buenas razones:

· En la mayoría de los casos, los árboles no sobrevivirán al procedimiento.

· Incluso aunque se obtenga el permiso para recolectar, esto se convierte en una licencia para matar si uno no sabe exactamente lo que hace.

· Independientemente del hecho que los árboles nunca son recogidos en reservas naturales o parques, ellos siempre vienen de un hábitat específico biológico.

· Los árboles recolectados a menudo necesitan años para reestablecerse antes de que la formación real pueda comenzar.

· Para los que no son expertos, muchos árboles recolectados de la montaña tienen demasiado carácter. Y posiblemente ellos no sabrán aprovechar de su potencial.

Desde luego en todos los países civilizados, entrar en los campos y recolectar árboles esta prohibido. Hay siempre un dueño, aún cuando el dueño pueda ser el gobierno.

Por eso, es esencial conseguir el permiso para la recolección de plantas. Lo mejor es estudiar de antemano donde y lo que usted quiere recuperar. Generalmente es posible obtener el permiso, excepto en reservas naturales o parques. Si usted explica al guarda forestal o el agricultor, que usted busca los árboles muy pequeños, de calidad inferior y que después, las huellas serán borradas y los agujeros tapados, por lo general usted puede contar con una respuesta favorable. A menudo, ellos aún pueden indicarle donde usted debería comenzar a mirar.

Ellos también pueden pensar que usted esta loco, pero es algo que usted tendrá que aceptar.

Lo mejor es conseguir el permiso por escrito para evitar las dificultades que pueden surgir más adelante. Muchas áreas buenas pertenecen a los agricultores que tienen una relación habitual con los árboles, esto a menudo incluye ser molestado por ellos. A veces, una pequeña compensación acompañada por la promesa que los pozos estarán tapados es suficiente.

También se puede encontrar a la gente que piensa que se puede hacer una fortuna con el bonsái. Para ellos, es mejor decir que se esta buscando algún espécimen para su propio jardín. Esto es una pequeña mentira que no le hace daño a nadie.

Alguien que no tiene mucha experiencia con árboles y no sabe con certeza cómo y si es posible de mantener un árbol recuperado vivo aún no debería intentarlo.

Una exigencia esencial para esta actividad, además de un permiso, es el conocimiento extenso y la experiencia, al menos de horticultura.

Para alguien que no conoce el árbol y sus necesidades es mejor la abstención. Aunque el término técnico pueda ser “el material para bonsái”, el entusiasta de bonsái nunca debería olvidar que un árbol es un ser vivo que debe ser tratado correctamente.

La base de este Enebro en las Montañas Rocosas es de más de 30cm (12") de ancho.
Esto tiene posiblemente más de 500 años,
puede ser recogido porque se encuentra en una grieta llena de humus.

Muchas veces el recolector experimentado encuentra un árbol que está bien en sí mismo, pero se sabe que después de la recolección no habrá muchas posibilidades de supervivencia. Esto es una situación muy común ya que el mejor material para bonsái por lo general es encontrado en ubicaciones donde las condiciones para la supervivencia son muy ásperas, entonces los árboles son débiles y enormemente castigados por la naturaleza, a menudo con raíces muy poco ramificadas y expuestas.

Esto quiere decir que usted no encontrará un cepellón compacto y que la mayoría de las raíces se desprenderán y se perderán en el proceso de recolección. La mejor regla es: en caso de la duda, dejar el árbol donde esta.

Lógicamente, no importa cómo puede ser el árbol, no lo desentierre si la estación no es la adecuada. La mayor parte de los árboles que son encontrados por casualidad y recogidos durante las vacaciones es muy posible que no sobrevivan.

Si usted encuentra varios árboles interesantes, pero esta inseguro si ellos sobrevivirán, lo mejor es tomar sólo uno para adquirir experiencia y ser capaz de recoger los demás más tarde.

Pueden ser encontrados donde tienen una muerte segura. Tal sería el caso por ejemplo, con aquellos lugares donde se han construido o ensanchadas rutas o caminos en el bosque, donde son construidas las aerosillas, o bajo los cables de alta tensión donde todas las especies de nuevo crecimiento con regularidad son destruidas.

Como usted puede haber leído, aún cuando esto no haga directamente al bonsái, hay organizaciones dedicadas expresamente a salvar estos árboles.

Ellos también pueden ser encontrados en el campo donde los árboles con regularidad son eliminados, o en hoyos de arena y canteras que tienen que ser ampliadas.

Por lo tanto, estas ubicaciones son donde usted puede recolectar los árboles que prácticamente son condenados sin sentir culpa.

El objetivo principal de quien tiene la intención de recoger un árbol debe ser mantenerlo vivo. La posibilidad de supervivencia del árbol depende de:

  • La experiencia del entusiasta;
  • El tipo de árbol;
  • Las condiciones especiales de la ubicación;
  • La preparación del árbol;
  • Las herramientas que usó;
  • La estación del año;
  • La cantidad de lluvia en la ubicación donde debe ser recogido (tiene que haber llovido en días anteriores, esto es relativo en nuestra latitud –Córdoba-);
  • La diferencia en el clima entre el lugar donde fue encontrado y la ubicación donde será colocado (a mayor cambio, más peligro para el árbol);
  • El cuidado después de la recolección.

Herramientas para recolectar árboles

El entusiasta serio tiene los instrumentos apropiados. Una pala fuerte, afilada, la cizalla de poda, tijeras de poda, un pico fuerte.

El equipo necesitado a veces es más pesado si llevamos una motosierra.

Para los árboles que son encontrados sobre rocas grandes o sobre las paredes de roca, es necesario el equipo trepador. Muchas veces también puede ser muy útil una cuerda al menos de 25m. Los árboles pueden ser bajados con ella y esto también puede resguardar la seguridad de alguien trabajando sobre el terreno peligroso. Además, una cantidad grande de paños mojados será necesaria para cubrir el cepellón, así como también bolsas plásticas grandes.

A menudo será indispensable para viajes largos una mochila con un marco de aluminio en el cual árboles más grandes pueden ser colocados. Hay dispositivos especiales diseñados para cazadores que permiten transportar una cantidad de peso sobre el terreno difícil. Obviamente, estos también pueden ser usados para árboles grandes. Una mochila convencional grande servirá para llevar la mayor parte de las herramientas, pero por lo general será demasiado pequeña para un árbol.

Varias botellas o un recipiente grande de agua son importantes para el que emprende esta tarea y también para el árbol. Llevar una cámara es una buena idea.

Los recolectores a menudo viajan por áreas poco frecuentadas por otra gente. Un pequeño accidente que generalmente no es muy serio puede hacerse una tragedia.

Por eso, un botiquín siempre debería ser llevado. Lleve un teléfono móvil con números telefónicos de emergencia. Si usted es acompañado, siempre es aconsejable que los demás también lleven un teléfono móvil.

En vista de la lista de instrumentos, es comprensible que algunas personas miren primero un lugar para sus coches y luego un árbol conveniente.

La maestría está en el encuentro, no en el mirar.

Quien quiera entrar en las montañas en busca de "un árbol hecho" para ser usado enseguida como bonsái se va a llevar una gran decepción. Con muy pocas excepciones, no hay ningún árbol que pueda ser trasplantado directamente a una maceta y clasificado como bonsái. En la mayoría de las veces, la materia prima buena puede ser encontrada, es decir el material con las formas más o menos interesantes que proporcionan puntos de partida para el entusiasta experimentado. De verdad, los árboles más inquietantes y complicados son muy a menudo los mejores. Por eso, sólo un entusiasta con los años suficientes de experiencia será capaz de encontrar realmente gran material, porque él será capaz de ver sobre el sitio mismo la forma básica y sabrá decidir si el árbol puede ser usado o no.

La maestría está en el encuentro, no en el mirar. Esto quiere decir que no hay muchas probabilidad de éxito si uno va a buscar con la expectativa firme de encontrar un pino pre-bonsái que sería ideal para el estilo “vertical formal”, la forma que pasa por todos los árboles caducos y aún los pinos, que podrían prestarse perfectamente a la formación en otros estilos.

Hay algunas personas que entran en el bosque para buscar setas y siempre encuentran más que el resto del grupo. Hay pescadores que siempre atrapan más pescados que todos sus compañeros. Hay entusiastas del bonsái que encuentran muchos árboles más buenos que un grupo entero.

¿Qué tiene esta gente en común? Ellos conocen el secreto o incluso varios más de los que los demás poseen, pero la probabilidad de tener estas personas como instructores son pocas.

¿Entonces cómo puede usted descubrir uno de estos secretos? Claramente, cada uno pensará que el secreto está en el saber de la ubicación. Bien no es así, el secreto está en el reconocer las directrices que trabajan así:

El entusiasta de bonsái va a andar por el campo y en algún punto en el tiempo va a encontrar un árbol que reúne todas las exigencias para ser un buen bonsái. Una ubicación conveniente ha sido encontrada; donde hay uno, habrá otro cerca.

No es una cuestión de conocer un buen lugar, sino de encontrar cada vez que salimos, incluso en las zonas donde nunca han ido antes. Si usted va buscando en otro lugar y por casualidad encuentra otro pre-bonsái…usted puede comenzar a sacar conclusiones.

¿Qué tienen ambos lugares en común? ¿Cuál es el motivo por el cuál los árboles están tan pequeños en ambos lugares? Si, por ejemplo, en ambos casos es un lugar cerca de una zona de pastos salvajes, donde en invierno cabras llegan a los pocos brotes, usted ha encontrado una pista. Se desprende que usted tendrá mayores posibilidades de éxito si va a lugares donde hay pastos para el ganado.

Quien repetidamente disfruta este tipo de éxito reconoce que hay toda una serie de pistas como esta que restringe la búsqueda. Se debe adquirir más conocimiento sobre árboles, abrir un diálogo con ellos, entenderlos mejor y así encontrará más y más adecuados especímenes que trabajar y que se convertirían en bonsái.

¿Dónde se puede buscar rápidamente?

Comenzar en un lugar donde usted tiene permiso para recolectar árboles o al menos, donde existe la posibilidad de obtenerlo. No tiene sentido ir en busca de los mejores pre-bonsái a reservas naturales si sabe que no está permitida la recolección.

¿Dónde están las mejores posibilidades?

Generalmente en zonas que se consideran extremas.

Son lugares que ofrecen características que le dan a una especie un mínimo necesario para mantener la vida, el límite. Si un árbol se encuentra en un lugar donde hay poca disposición de mantenerlo vivo, pero demasiado probabilidades de morir, seguirán siendo pequeños, crecen compactos y desarrollaran un forma interesante. Un lugar que pueda ser llamado extremo a menudo depende de la especie.

En consecuencia, una Haya que por accidente está creciendo en un suelo de pura arena puede ser muy buen material de comienzo. Pero el Pino, debe carecer de más condiciones, como por ejemplo, estar muy expuestos en una zona muy inclinada, en una pendiente o en el grieta de una roca.

Altas montañas generalmente ofrecen más posibilidades de éxito. Pero hay un gran número de canteras, terraplenes, pantanos, declives con laderas escarpadas, arroyos que se vuelven torrentes en la primavera, de un terreno rocoso, grandes piedras cubiertas con plantas y las regiones costeras, es decir, casi cualquier lugar que el agricultor llama “sin posibilidades de cultivar”.

El problema principal es que los árboles recuperados de estas áreas tienen la gran desventaja de ser muy débiles. En consecuencia, la probabilidad de supervivencia es muy baja desde un principio.

Para aumentar la expectativa de supervivencia de un árbol recuperado, hay lugares que son más favorables, que actualmente son buenas para el crecimiento de las especies, donde debido al medio ambiente algo les sucedió (una sola vez o durante mucho tiempo), estos árboles no se han desarrollado naturalmente y son buenos hallazgos.

Este puede ser el caso de los bordes de caminos donde la vegetación con regularidad es reducida, donde los animales mordisquean pastos y los brotes se bifurcan o donde aún los troncos de pequeños árboles son rotos, donde el agricultor reduce la vegetación, en los bordes de bosques donde el ciervo mordisquea el nuevo brote en la Primavera y el crecimiento renovado en el Invierno, en las cuestas abandonadas, después de avalanchas donde los daños y perjuicios son hechos repetidamente, también en áreas de instrucción militar donde los árboles constantemente son rotos, pero no muertos.

Todos estos lugares, con la excepción de las laderas con avalanchas, tienen varias ventajas. En muchos casos es posible obtener permiso para recolectar, ya que es éticamente sostenible recolectar un árbol que si no se recoge no sólo sufrirá, sino también que sería poco probable que sobreviva. En estos lugares los árboles están creciendo en buena tierra y son relativamente jóvenes, serán saludables, tendrán un amplio cepellón que es muy útil para su supervivencia después de ser recogidos.

Aficionados inexpertos generalmente piensan que se encuentran buenos ejemplares en zonas escondidas e intactas. Ellos están completamente equivocados. El Hombre, con sus máquinas y los animales son el mejor generador de materia prima para bonsái. El mejor árbol también se encuentra en carreteras o incluso en las ciudades.

Fantásticos especímenes pueden encontrarse en los lugares donde desde hace décadas una copa ha sido podadas, donde alguien ha podado los árboles en el jardín, donde hace muchos años el ganado pasa a través del matorral, donde alguien durante varios decenios ha mantenido pequeños árboles en macetas o en un cementerio donde un arbusto se mantuvo reducido.

Lógicamente, un permiso no siempre puede ser obtenido para recuperar el árbol, pero nada está perdido por preguntar.

El mejor momento de buscar árboles consiste en cuando no es posible recogerlos debido a la estación, ya que no se tentará de llevárselos. Para ser recogido con probabilidad de éxito, usted tiene tiempo en el otoño y unas semanas en la primavera, tenemos mucho tiempo entonces para hacer una selección.


4 comentarios:

Paulo César Saucedo dijo...

Hola!!!, creo que recolectar árboles de la naturaleza no es tán malo, de hecho mis yamadori han sido salvados de ser usados como carne de cañon; Los lugares de donde los recolecte han sido arrasados por las topadoras, y me lamento no haber traido más de esos hermosos ejemplares. La misión del bonsaista no es solo criar árboles en miniatura sino preservar las especies nativas.

VICKY dijo...

Te escribo desde el Estado de Israel agradeciéndote la dedicación que has impregnado en tan maravillosa traducción,indudablemente que es un extraordinario aporte.
Afectuosamente,
Vicky Simon, bonsai.vicky@gmail.com
Israel Bonsai Society.

Arquitectazo dijo...

Hola Paulo agradezco tu comentario, creo que nosotros como bonsaistas tenemos que ser también educadores, hay sembrar conciencia de conservación y preservación del medio en general.
Por eso la relevancia de la nota, el poner en práctica cada una de las recomendaciones de Pall, hacen que esta actividad tan cuestionada por algunos, tenga el marco de seriedad que se merece.

Arquitectazo dijo...

Hola Vicky, un saludo a la distancia! Esta semana va la segunda parte de la nota. El agradecimiento es mio por tu comentario!